La higiene bucal, imprescindible para un músico

Cualquier tipo de evento musical es sinónimo de fiesta, de diversión, de arte, de pasión. La música es uno de los privilegios con los que hemos sido galardonados los seres humanos. En todas las culturas, en todos lo países y allá donde haya gente, hay música. Porque esta es una de las cosas que unen a todos los seres humanos y que forma parte de los mismos. Desde luego, está claro que no hay una cosa que nos conmueva más o que nos haga disfrutar más de la música.

Y lo cierto es que todo lo que hemos comentado es así por una simple razón: porque la música tiene sitio para todo el mundo. Para los rockeros, para los amantes del jazz, del pop, del reggae, para los que apuestan por la reivindicación… Todo el mundo puede encontrar acomodo en este fascinante mundo y eso es lo que le da sentido a la música. Los propios músicos son los protagonistas de un mundillo que engancha y que es tan fascinante como la vida misma.

Un músico o música es uno de esos superhéroes o superheroínas que endulza la vida de todo aquel o aquella que le escucha. Y para ello se enfrenta a algún que otro riesgo. A pesar de que, por regla general, uno de estos profesionales suele disfrutar con su trabajo, no es menos cierto que el hecho de tocar un instrumento y de pasar infinitas horas sobre un escenario termina haciendo que este tipo de personas sufra algún tipo de problema o dolencia. Es algo que hay que destacar a la hora de valorar un trabajo como el de los músicos.

Un artículo publicado en un blog llamado Libertad Vocal nos ha parecido perfecto para ilustrar lo que acabamos de comentaos. En él se hace referencia a la higiene del cantante, ofreciendo algunos consejos para cuidar de la misma como lo pueden ser lavarse las manos, tener cuidado con el micrófono (que no deja de ser una fuente de bacterias) y una visita al dentista. Y es que el estado de nuestros dientes influye de una manera directa en cómo pueda mostrarse nuestra voz, un elemento imprescindible para nuestra música.

Y es que hay que tener bien claro que cualquier tipo de instrumento musical (sí, incluida nuestra voz y boca) puede ser objeto de problemas y patologías. Es por eso por lo que es necesario que un música o música tenga un especial cuidado en lo que tiene que ver con su higiene bucal. Un pequeño estudio titulado “Los instrumentos musicales como causantes de patología bucal” y editado por la Universidad de Barcelona hacía especial hincapié en lo que venimos comentando. Y es que cabe recordar que, aunque este es un trabajo muy espectacular, también tiene sus riesgos.

Un músico, para preservar el ejercicio de su profesión, debe tener una serie de cuidados que son de una extrema necesidad. Uno de ellos es el que tiene que ver, como ya hemos apuntado en otras ocasiones, a sus dientes. Los profesionales de Caredent Albacete nos han comentado que la posición y la higiene de esta parte de la boca es imprescindible para lograr una mejor potencia sonora y para sacarle, en definitiva, el máximo rendimiento al principal instrumento que utiliza el cantante, que no es otro que su propia voz.

Freddie Mercury, el mejor ejemplo de esto

Uno de los mejores, si no el mejor, cantantes de todos los tiempos, Freddie Mercury, es uno de los que mejor nos podría contar cómo la posición de nuestros dientes puede jugar una tremenda importancia en lo que tiene que ver con la potencia sonora de una persona. El vocalista de Queen, que disponía de una voz espectacular, tenía la particularidad de que sus dientes no estaban constituidos como los de las demás personas. Eso le confería una ventaja de la que el propio Mercury pudo sacar partido.

Ser cantante o dedicarse a la música no es tan fácil como parece. Desde luego, ha quedado claro solo en unos párrafos que la vida de una persona que se dedique a este sector es bastante dura y que hay que tener un especial cuidado en lo que se refiere a nuestra salud. Hacerlo es sinónimo de poder  desempeñar nuestro trabajo de una manera mucho más poderosa, algo que en un mundo como el de la música es básico. Sin ello, muchos y muchas cantantes no habrían podido ser ni la mitad de sensacionales de lo que realmente han sido.