Hasta mi perro adora la música

a;lkdsjlkadj;alkdjlakjdalkjdfA mi perro le gusta más la música que a mí, lo digo en serio. Es impresionante verlo cuando pongo una música con un poco de ritmo en el ordenador o el mp3 porque os aseguro que baila. Se trata del típico perro de falda pequeño al que le doy todos los caprichos y compro para él cualquier monería que me guste.En la tienda online de accesorios para perros pequeños My Dog Bcn al final me van a hacer un carnet de socia porque casi todas las semanas cae algo y sino a la semana siguiente le compro el doble así que para el caso es lo mismo porque tienen de todo a precios muy asequibles y como soy una fanática de las compras para mi pequeño peludito me viene al pelo tenerlo tan a mano, a sólo un click vamos.

 
El caso es que cada vez que los altavoces empiezan a sonar mi pequeño Tito, que así se llama, viene corriendo como alma que lleva el diablo y se pega a ellos como si tuvieran algún tipo de imán para perros o algún olor atrayente que sólo las naricitas de mi tito puede captar y empieza a mover el rabito de manera histérica rodeando el altavoz mientras le da con las patitasde vez en cuando como si le estuviera pidiendo algo.

 
Al principio, como es lógico, pensaba que le molestaba el sonido y lo que pretendía decirme es que lo apagara pero es que cuando lo apago se viene corriendo hasta a mí y me lloriquea hasta que vuelvo a darle al play, es impresionante. Además, me he dado cuenta de una cosa; cada vez que pongo a Malú se emociona más, yo no sé si es el timbre de su voz el último tema que suena hora en las emisoras de radio concretamente pero es escucharla y se pone todavía más nervioso saltando delante y detrás del aparato de música. Y sinceramente, me encanta.

 
Como todos los lectores ya sabréis o, por lo menos habréis imaginado, soy una fanática de la música en general y, a mi parecer, bastante ecléctica porque lo mismo pongo lo último en rock que me paso al pachangueo o a la música clásica, tal vez en lo único que falle sea en el reggaeton porque no lo soporto. Soy capaz de escuchar una canción pero a la segunda tengo que cambiar o me estalla la cabeza.

De hecho hay una comunidad en Facebook que descubrí el otro día llamada Odio el Reggaeton y creo que voy a unirme para desahogarme un poquito con los miembros. Pero el caso es que a mi perro le da igual lo que le pongas porque ya sea una balada o una locura a lo heavy metal que el tío siempre tiene la misma reacción.
Una vez que me puse a buscar unas cosas en Internet y acabé poniendo música para relajarme acabé quitándola porque me puso tan nerviosa mi perro dando saltitos que o apagaba la música o le daba un bocado, así a lo zombie, y como a eso aún no he llegado opté por la primera opción.

Deja un comentario