¡Una mayoría de edad celebrada con buen humor y al aire libre!

Cumplir 18 años, sinónimo de mayoría de edad, es algo muy importante en la vida de cualquier persona ya que es el comienzo de la edad adulta, y por eso mismo –pienso yo–  se debe celebrar dicho cumpleaños a lo grande. ¡Y yo añadiría que más todavía cuando se trata de un(a) hijo(a) propio(a)! De hecho, es lo que hicimos hace quince días puesto que  nuestra hija Susana, la más joven de nuestros cuatro hijos, cumplía esa edad. Con su madre y hermanos decidimos organizar una gran fiesta sorpresa en el jardín de nuestra casa e invitar a toda la familia y amigos suyos al evento. Claro está que para que el entorno fuera bonito nos debíamos ante todo de arreglar el jardín porque después de las intemperies de estos últimos meses y el extremo calor de esta primavera y principios de verano, daba pena ver el estado de este último. Todo debía estar perfecto y limpio para que la fiesta fuera un éxito.

Para ello, la primera cosa que hicimos fue la de buscar en Internet una ferretería para comprar un cortacésped eléctrico que fuera de calidad y a un precio asequible. Así fue como caí sobre Maor Ferretería, una ferretería online –cuya tienda física se ubica en Valladolid– que propone un extenso catálogo en el cual hay una gran variedad de productos en el que puedes encontrar los principales artículos del sector al mejor precio, tanto si eres un profesional como si eres un particular. Después de haberlo mirado con atención, también encargué otros artículos para el jardín como una escoba para hojas, unos guantes y otras cuantas cosillas más.

¿Cómo organizar una fiesta de cumpleaños exitosa?

El hecho de alcanzar la mayoría de edad, una etapa crucial de la vida, se suele festejar con una o dos celebraciones especiales y únicas: una privada reservada por lo general a la familia y demás parientes, y otra con los amigos más allegados. Para la primera son  los padres quienes organizan y pagan la fiesta e invitan a los abuelos, tíos y demás miembros de la familia al evento. Algunas familias prefieren organizar la fiesta invitando las personas a comer o cenar en un restaurante y otras, al igual que lo hicimos nosotros, prefieren organizarla en casa con un disc-jockey, etc. Pero en ninguna de las dos opciones debe faltar el brindis y la sagrada tarta de cumpleaños.

Uno de los detalles importantes a tomar en cuenta son, por otra parte, las invitaciones. Éstas deben ser, en efecto, enviadas con bastante antelación para permitir a los parientes, etc., que se organicen de la mejor manera para estar presentes en ese día tan señalado para el cumpleañero o cumpleañera. Las invitaciones, obviamente, se  pueden hacer oralmente diciéndoselo directamente a la persona o por teléfono, pero también pueden hacerse por escrito, lo que permitirá a la persona homenajeada guardar un recuerdo de ese día tan señalado para ella a la vez que permite proporcionar todos los detalles del evento: lugar, hora, etc., a los invitados. Luego de ello, cada uno que lo celebre como más le guste. La fiesta puede ser temática adaptándose a los gustos del cumpleañero o cumpleañera, disfrazada, etc. Son muchas y variadas las opciones.

En lo que se refiere a la fiesta de nuestra hija, optamos por hacerlo en el jardín recién arreglado y limpiado con el cortacésped y utensilios comprados en la tienda online Maor Ferretería, y debo reconocer que todo salió a la perfección y que la fiesta fue un auténtico éxito. El jardín aparte de haber sido arreglado quitando las malas hierbas, cortando el césped, poniendo flores, maceteros en la terraza, iluminaciones, etc., fue decorado con centenares de globos, banderolas y en el montamos una mesa increíble para la ocasión. Cuando trajimos a nuestra hija y vio como lo habíamos decorado todo, no pudo contener sus lágrimas y nos abrazó a todos muy emocionada. La fiesta se prolongó después de los canapés y de la cena hasta horas muy avanzadas de la noche gracias al disc-jockey que animó la fiesta mejor que el propio David Guetta. ¡Fue una noche mágica! Los invitados se sintieron totalmente libres para moverse y conversar con distintas personas en el jardín. Nos reímos, bailamos y bebimos mucho, haciendo que la noche fuera de lo más agradable y logrando así que la celebración por la mayoría de edad de nuestra querida hija fuera inolvidable…