A la búsqueda de la estantería perfecta

Desde bien pequeño me ha encantado la música. Tuve suerte y un padre que era un rockero de esos que les encantaban grupos norteamericanos e ingleses cuando aquí en España lo que se solía escuchar no tenía nada que ver con el rock. Por este motivo desde bien pequeño he crecido con grupos como Pink Floid o Queen.

Todo un melómano

En mi adolescencia fue cuando empecé a investigar y me hice con una gran colección de discos y cintas. Me gusta guardar y no solo soy de esos que gustan de ponerse un vinilo, también me he cuidado de guardar hasta mis viejas cintas de cassette. Realmente las pongo poco, pero tengo un Mercedes con dos décadas a sus espaldas que todavía tienen radiocassette y algunas veces las pongo y rememoro los viejos tiempos.

El caso es que cuando nos compramos la casa nueva necesitaba 2 estanterías grandes para poner lo más granado de mi colección en ellas. Creo que queda bonito y mucho más ordenado y tenerlo en el comedor para mi es la mejor biblioteca que se puede tener, bueno audioteca jeje.

No me gusta demasiado ir de compras a los grandes centros comerciales, por lo que descarté por completo el ir a los típicos centros. Como buen Internauta que soy y persona curiosa, me dio por meterme en la red para ver tiendas donde pudiera encontrar la estantería que quería a buen precio.

Entre las muchas que vi en una ociosa mañana de domingo, me sorprendió en especial Dismobel.  Cuentan con un catálogo enorme de productos que hacen posible que sea realmente difícil no querer comprar algo cuando entras en su página, tienen preciosidades.

Al final di con unas en color negro que me parecieron una preciosidad y que al final terminé comprando. Como toda tienda online, te lo mandan a tu casa cómodamente, algo que me encantó. Quizá, si os pilla bien podéis visitarles, pues tienen tienda física, ya que llevan 65 años dedicados en cuerpo y alma al sector.

Yo, como me pareció una estantería bonita, me fie de lo que vi en la foto y no pude haber hecho mejor elección, además que se la ve de buena calidad, bastante mejor que la que tenía en el piso de alquiler.

Acabamos tan satisfechos que, seguro que el cuarto de nuestro bebé seguro que terminamos encargándolo a Dismobel, puesto que mi pareja ha visto muebles preciosos. La verdad es que ahora me arrepiento de no haberme puesto a mirar más por Internet, pues seguro que hubiésemos terminado encargándoles muebles para la casa entera.

La verdad es que parece mentira que haya avanzado tanto la compra online en estos últimos años. No hace mucho las tiendas solo utilizaban Internet para poner la dirección como mucho y ahora ya se ve el nivel que gastan. Por mi parte solo son alabanzas, pues realmente trabajan muy bien y el servicio de transporte de muebles también actuaron correctamente.

Mi consejo es que, si necesitáis amueblar vuestra casa y sois de los míos, que no adoráis el ir demasiado de tiendas, comprar online en una tienda de muebles que tenga buenas opiniones y experiencia es lo mejor que se puede hacer. Eso sí, buscad bastante, puesto que la oferta es enorme y a veces merece la pena pararse a pensar un poco y no pararse en la primera que te aparezca, por experiencia propia.

En este tema de comprar muebles online, podría decir que soy un poco el primero de mi grupo de amigos que ha recurrido a ello. No se puede uno ni imaginar la de veces que me han dado las gracias amigos míos de haber descubierto a Dismobel. Al final es una tienda que además de calidad y buenos precios, hace que uno se ahorre bastante tiempo en algunas compras que no necesita uno estar mareando tanto la perdiz.

Mi consejo es que echéis un vistazo y si os gusta alguna, probéis. Como me dijo uno de los vendedores cuando hablé por teléfono, también mucha gente que vive de alquiler en pisos que no están amueblados suele comprar en la tienda y quedan bastante satisfechos.

Cada vez más los negocios online se esfuerzan por ponérnoslo fácil al consumidor y realmente merece la pena comprar en ellos.