DJ en una fiesta de disfraces

¿Habéis intentado alguna vez organizar una fiesta de disfraces? Es una auténtica locura porque, si cualquier fiesta lleva muchísimo trabajo consigo, intentar tematizar un ambiente y disfrazar a todos los empleados del evento puede ser un suplicio.

Hace un par de semanas me llamaron para que pinchara en una fiesta de disfraces que iban a montar en una discoteca que hay cerca de la playa en Valencia. Como las temperaturas aún eran agradables querían aprovechar para hacer algo al aire libre antes de que viniera el frío y, sobre todo, las lluvias (que por cierto llegaron poco después). Accedí encantada y, cuando llegué el día anterior para preparar las cosas, me encuentro con unas 15 personas colgando todo tipo de cosas raras en las paredes, parecía una fiesta del terror o algo así y, de pronto, se me acerca un chico y me dice: “¿eres la DJ?”, “Sí”, le dije yo, y él, ni corto ni perezoso, me soltó una bolsa enorme y me dijo: “Tu disfraz”. Me quedé helada, no sabía qué hacer y sobre todo a quien dirigirme para pedir explicaciones.

Una de las chicas, que luego me enteré que era camarera de barra, me dijo que llevaban como tres semanas comprándolo todo y que al final habían adquirido casi todo en la sección de decoración de Halloween de La Casa de los Disfraces, la tienda online. Telarañas, máscaras colgando por todas partes, telas negras, carteles sangrientos… y yo pensando “¿Pero dónde me he metido”?

Pero lo mejor fue cuando conseguí encontrar al hombre que me había contratado, le pregunté por el disfraz y todo el rollo aquel y va y me pregunta él a mí que si tenía preparada la música. Yo directamente pensé que el tío estaba loco pero es que lo que pasaba es que quería que fuera música terrorífica, la típica que pones en una fiesta de Halloween, y a mí nadie mí nadie me había dicho nada de eso así que había llevado mis mezclas de siempre, las que estoy usando ahora.

Debí decir que no

Estuve a punto de coger mis cosas y largarme de allí pero el hombre enseguida me pidió que me quedara. Por lo visto se le había ido todo de las manos porque el que solía organizar los eventos en la discoteca había dimitido poco antes y estaban intentando sacar la fiesta adelante porque ya tenían entradas vendidas y se había invertido en publicidad y demás así que me dio pena y me quedé, pero fue una locura. A las 6 de la mañana aún estaba yo cambiando mezclas y pillando nuevas canciones. Al final puse temazos clásicos como “Thriller” de Michael Jackson, “This is Halloween”, de la película de Tim Burton pero cantada por Danny Elfman y su grupo Heavy o “Disturbia” de Rihana entre otras.

Al final todo salió bien pero no os lo recomiendo para nada y no por el descontrol que llevaban o por el trabajazo que me tuve que pegar el día antes, sino porque tuve que llevar máscara y un incómodo disfraz de Drácula mientras pinchaba y pasé demasiado calor como para repetir experiencia. En mi opinión a los DJ como mucho deberían maquillarnos pero deberíamos ir cómodos porque lo pasé bastante mal la verdad.

En fin, espero que mi experiencia os ayude a decidiros si algún día os ocurre algo similar. A mí tendrán que pagarme mucho para que vuelva a trabajar en esas condiciones.

shutterstock_333411260reducida